Difusor de aromas: clave para personalizar tus espacios vitales

Difusor de aromas: clave para personalizar tus espacios vitales

El difusor de aromas es un dispositivo que emana fragancia mediante un sistema de vapor de agua. Resulta completamente natural, no libera ningún elemento tóxico y ayuda a humidificar y ambientar tus estancias.

La importancia real de los aromas

Estudios realizados por la Universidad de Rockefeller vienen a demostrarnos la significación del olfato, probando que su poder evocador es el más potente de entre todos los sentidos.

Asimismo, la memoria olfativa es un poderoso estímulo que evoca recuerdos claros, induciéndonos a ciertos estados de ánimo. Y es que en efecto podemos frenar el impulso de ver, tocar, paladear o escuchar, pero no somos capaces de poner barreras a los poderosos efectos del olfato.

Difusor de aromas: clave para personalizar tus espacios vitales

El aroma como impulsor del marketing

En este sentido, un brumizador se convierte en la herramienta idónea para proporcionarte atmósferas equilibradas, agradables y libres de malos olores. Esta posibilidad se vuelve tanto más trascendente y útil cuando la aplicas a entornos de trabajo, tiendas y oficinas, entre otros, pues genera ambientes atractivos y potencia así la experiencia del cliente o usuario.

El difusor de aromas lanza al aire fragancias que son, en realidad, posibilidades de evocación y provocan ciertos efectos positivos en el ámbito de una tienda o negocio.

Existe una amplia gama de aromas en el mercado que pueden ayudarte generar una atmósfera de cualquier estilo y profundidad, tanto elegante y sofisticada, como fresca y dinamizante.

Por ejemplo, en las tiendas de ropa se suele recurrir al aroma del algodón recién lavado, mientras que en las farmacias o clínicas se emplea el olor a polvos de talco. En los comercios para niños prima el aroma a chicle o perfume infantil y en las cadenas de comida rápida se suele implementar la hierbabuena.

Difusor de aromas: clave para personalizar tus espacios vitales

Efectos de ciertos aromas

En lo que respecta a perfumes específicos podemos hablar de los recurrentes cítricos (tanto limón, como naranja y mandarina), que son calmantes, reductores del estrés y transmiten frescura. También, se ha demostrado su eficacia para mejorar la concentración en ambientes en los que se desarrollan actividades intelectuales.

La lavanda presenta un efecto tranquilizador y sedante. Aromas como el del pino, la canela, el tomillo o la pimienta negra actúan como vigorizantes, estimulantes y reductores de la fatiga.

Sin embargo, al margen de emplear estas notas naturales, el marketing olfativo también se enfoca en gran medida a seducir al cliente con perfumes corporativos, diseñados exclusivamente para representar el carácter de la compañía.

Por último, podemos resaltar el papel de los aromas sintéticos, que reproducen olores que asociamos con productos muy concretos. Por ejemplo, destaca el olor a parrilla artificial, la típica fragancia del coche nuevo, el intenso olor de las palomitas de maíz o el aroma del café. Estas esencias, empleadas en centros comerciales, supermercados o ciertas tiendas, son el perfecto estímulo para fomentar un consumo especializado.

Como puedes ver, el difusor de aromas te ofrece un diverso rango de oportunidades para personalizar tus estancias, mejorar tu lugar de trabajo o crear atmósferas ideales para tu negocio. Además, te librarás de malos olores y proporcionarás un ambiente cautivador y sano a cualquier habitáculo o espacio abierto al público que desees resaltar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *